12 julio, 2017

Ensalada de pimientos asados con anchoas y labneh - Al rico calorcico

Nada podrá igualar al placer de una taza humeante de café calentándome las manos, pero admito que cada año le cojo un poco más el punto al café con hielo. Sin aguar, claro, que el verano no es motivo para cometer sacrilegios. Y admito que el affogato es una delicia que apetece más si hace calor. También me gusta salir a correr al amanecer, aunque echo de menos los atardeceres. Pero está bien, no me quiero seguir quejando del verano. Porque hay platos como esta ensalada de pimientos asados con anchoas y labneh que se disfrutan mucho más si aprieta el calorcico.

Ensalada de anchoas, pimiento asado, tomate y yogur

Mi padre viaja un montón y siempre trae alguna cosilla comestible cuando sale fuera, de las que he ido dejando testimonio en el blog en años pasados. Es algo que hecho de menos al vivir lejos, me pierdo esos souvernirs, pero ahora lo compenso con mi suegra. Lo suyo son más bien viajes nacionales porque va saltando de congreso en curso y tiro porque me toca, y siempre me pregunta si quiero algo. O directamente me compra cosas sin yo pedírselo - he visto estos botes tan monos de mermelada y tenía que traértelos, aunque sea solo para las fotos - porque ya sabe que soy gastrofriki.

Anchoas del Cantábrico - Anchoviess

El caso es que hace poco fue a Santander, me preguntó qué quería y... obviamente pedí sobaos y anchoas. Será lo más típico que uno puede traerse de Cantabria, pero ¡es que son una delicia! El día que probé un sobao artesano cántabro de verdad casi me derrito, y cuando descubrí que hay anchoas y ANCHOAS se abrió un mundo de delicias en mi vida. Las conservas de pescado y marisco, si son de buena calidad, son un verdadero manjar y te solucionan un platazo en un instante.

Ensalada de anchoas, pimiento asado, tomate y yogur

Me chifla la combinación de anchoas o ventresca con los pimientos asados, y lo mejor de todo es que tenía un buen cargamento que me trajo mi padre cuando la mudanza. Sí, hacían compañía a esas berenjenas tan monas, y también me pedían que los asara. Podría alimentarme a base de pimientos asados acompañados de cosas.

Esta ensalada no tiene mucho misterio, pero os dejo la receta. Mezclé los pimientos con tomates en conserva de los caseros de mi madre, coroné con anchoas y acompañé de labneh, que no es más que yogur natural espeso bien escurrido. Limón, cebollino, buen aceite, un poco de sal en escamas, pimentón... y pan al lado, porque esos jugos no se pueden desperdiciar.

Ensalada de anchoas, pimiento asado, tomate y yogur

Receta de ensalada de pimientos asados con anchoas y labneh
Inspiración: mi padre, mi suegra, mis vicios
Ingredientes en cantidades variables según raciones

- pimientos rojos hermosos (todos los que puedas)
- tomates en conserva artesana o naturales, pelados
- anchoas del Cantábrico artesanas de buena calidad
- yogur tipo griego natural espeso
- cebollino fresco
- sal en escamas
- aceite de oliva virgen extra arbequina
- ralladura de limón
- un poco de pimentón

Lavar los pimientos y asar en horno precalentado a 200ºC durante unos 25 minutos o hasta que estén muy tiernos, con la piel poniéndose negra. Sacar la fuente y cubrir con papel de aluminio. Dejar enfriar tapados para que suden. Pelar y retirar las semillas y filamentos. Cortar en tiras y guardar en un recipiente de cierre hermético, con todos los jugos posibles.

Colocar el yogur en una tela fina o gasa, mezclado con un poco de sal, y dejar escurrir sobre un colador durante varias horas, en la nevera. Se puede dejar más o menos espeso, para esta ensalada yo no buscaba dejarlo demasiado seco.

Mezclar una porción de pimientos con tomates, trocear y mezclar, aliñando con aceite de oliva virgen extra. Repartir en platos o colocar en una fuente y poner encima las anchoas. Servir con una buena porción de labneh, condimentado con un poco de sal en escamas. Añadir cebollino picado, ralladura de limón y pimentón al gusto. Servir fresquito.

Ensalada de anchoas, pimiento asado, tomate y yogur

Ya tengo vestido y me he cortado el pelo, así que ya he cumplido con todo lo justo y necesario que pienso invertir en la boda del sábado. Que nos toca ir hasta Toledo y hacer noche allí, así que reutilizaré sandalias, bolso y posibles complementos. Me niego a comprar más cosas absurdas que no volveré a usar en muchos meses.

¿Moriremos de calor? Si tenéis curiosidad podéis marujear lo que comparta en redes sociales, menos mal que existen instagram y twitter para sobrevivir a ceremonias y compromisos ;P.
07 julio, 2017

Muffins de arándanos y albaricoques con plátano y avena [receta saludable sin azúcar añadido]

Buenas noticias: ya no vivo entre cajas de cartón. Malas noticias: esto no parece tener fin. Las obras y las mudanzas son lo que tienen, que siempre quedan flecos y cosas por guardar/ordenar, pero empieza a ser desesperante. Son tonterías -cuadros sin colgar, remates de carpintería, un embellecedor que falta, un mueble que no cierra bien...- pero la cosa de repente va taaaan lenta que me desespero. ¡En fin! Al menos el verano está siendo piadoso y ya le voy cogiendo el ritmo a la cocina nueva, ¡como demuestran estos muffins saludables!

Oatmeal banana muffins with blueberries

Yo también levanto la ceja cuando aparece una receta con apelativos que quieren resaltar eso de "sano", pero creo que estos bizcochitos se han ganado el nombre, visto lo visto que hay por ahí. La base son copos de avena y un poco de harina de garbanzos, el único dulce lo ponen los plátanos maduros y están llenitos de fruta fresca, sin más grasas añadidas que las yemas de los huevos y lo que pueda llevar la leche/bebida vegetal que usemos.

Tenía que dar salida a los típicos plátanos que maduran mucho en verano, y unos arándanos de la nevera me hacían ojitos. Además tengo un buen cargamento de albaricoques, porque van a desaparecer en pocos días del mercado y ya sabéis que  es de mis frutas favoritas del mundo. Tenía antojo de algo repostero pero rústico, de miga jugosa y que fuera nutritivo. Y estos muffins fueron mi respuesta, además me sirvieron para probar el horno nuevo.

Oatmeal banana muffins with blueberries

Ahora mismo está tronando otra vez y no podría gustarme más. Y eso que me vuelve a fastidiar los planes que tenía para esta tarde. Ayer, después del Tour -¡¡por fin vuelven las sobremesas de ciclismo!!- me empeñé en salir a hacer unos recados bajo la lluvia, con mi chubasquero. Me encanta pasear bajo la lluvia. Claro que el cielo decidió tirarme un cubo de agua gigante encima, ¡tuve que huir al metro más cercano! Volví chorreando, literalmente. Las calles eran ríos y todos los despistados a los que también les pilló la tromba por sorpresa corrían como pollos buscando refugio. La verdad es que ahora me río :D.

 Oatmeal banana muffins with blueberries

Se está poniendo negrísimo, creo que voy a aprovechar para hornear alguna otra cosita esta tarde :). Que me temo que va a durar muy poco, volverá a hacer calor y lucir el sol, y seguro que nos tocará el pico más alto de temperatura justo cuando estemos en la boda que tenemos la semana que viene. Oh-oh, aún no tengo modelito que ponerme.

Oatmeal banana muffins with blueberries

Receta de muffins de arándanos y albaricoques con plátano y avena
Inspiración: antojo propio
Ingredientes para 12 muffins no muy grandes

- 2 huevos L
- 100 g de plátano maduro (pesado pelado)
- 150 g de leche o bebida vegetal
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 220 g de copos de avena finos
- 30 g de harina de garbanzos
- 2 cucharaditas de canela molida
- 1 pizca de nuez moscada
- 1/2 cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de levadura química
- ralladura de limón
- 140 g de arándanos
- 2-3 albaricoques

Precalentar el horno a 180ºC y preparar una bandeja con 12 huecos para muffins, engrasnado los moldes o usando cápsulas de papel, mejor si las engrasamos un poco también.

Batir los huevos con los plátanos machadados, la leche y la vainilla. Aparte mezclar la avena con la harina de garbanzos, la canela, la nuez moscada, la sal y la levadura química.

Combinar suavemente ambas masas y añadir los arándanos y los albaricoques troceados. Agregar ralladura de limón al gusto y repartir la masa en las cápsulas.

Hornear durante unos 20 minutos, o hasta que al pinchar en el centro con un palillo salga limpio. Esperar un poco antes de desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Es recomendable guardarlos en un recipiente hermético dentro de la nevera si no se consumen todos en dos días, especialmente en verano. Yo congelé la mitad envolviendo cada uno en plástico film, descongelan muy bien y ligeramente calentitos también están ricos.

¡Qué maravilla de lluvia!

Oatmeal banana muffins with blueberries
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...